martes, 16 de junio de 2009

¿De qué hablamos cuando hablamos de tiempo?

Yo me imagino a un tipo de unos, 43 años, trajeado, correcto, con facciones rígidas, peinadito con gomina (que antigüedad… Gomina!!!!!), rayita al costado, que siempre camina delante nuestro y procura no ser alcanzado. Inmutable con su portafolios marca Acme (siempre a punto de explotar), parece en constante potencia de desbandarse pero pocas veces lo hace. Buen tipo ciertas temporadas, otras un canalla que apela a su inteligencia y a nuestra maldita manía de ver las cosas a través del filtro de la desdicha, para divertirse con nosotros mostrándonos la vida desde el podio de los estragos que genera su paso. Habría que bajarle el copete a este señorito inglés, porque más de una vez se lo ha visto de parranda, despeinado, abandonando sus puestos de trabajo, alcoholizado y bajo los efectos de estupefacientes que esperan por ser legalizados. Existe un innumerable número de fotografías que se han publicado en los medios, en donde el muy guacho destila un dejo de humanidad, sólo cuando se relaja y nos da una tregua. Vale decir entonces, que podríamos pensar en él, como un simple funcionario del destino, un pobre empleado sin decisión, que cobra su sueldo por cumplir la tarea de mortificar a todas aquellas personas para las cuales, el transcurso de los minutos tiene un peso incalculado. No obstante, el hecho de ser un simple trabajador que recibe órdenes, no lo exime de toda culpa, ya que más de una vez se pasa de la raya, hace abuso de autoridad y le mete condimentos propios a determinadas situaciones, que empeoran considerablemente, el estado mental de los damnificados. Deberíamos ser menos flojos, menos dramáticos, pero se ve que llevamos un alto grado de novela en la sangre y así, tendemos al fatalismo del que se agarra el Sr. Tiempo para complicarnos la existencia. Encima, este tipo tiene experiencia y es un gran observador, hace de su trabajo un arte y de cada persona, un nuevo desafío. A algunos los agarra por el lado de la vejez, las arrugas, la flaccidez y todo eso; a otros, por el lado de las metas no alcanzadas o por alcanzar; a otros, por la permanencia en determinados contextos que pretendían ser pasajeros y se tornaron eternos; a otros, por la añoranza de épocas pasadas; a otros, por la espera de un futuro mejor; y así, tiene para hacer dulce, porque todos en algún punto, lo tomamos como referencia para conducirnos en la vida. Si no nos falta, nos sobra; si no nos corre, lo corremos; si no lo buscamos aparece, si lo buscamos se escabulle; si deseamos que pase rápido, se queda vilmente, si deseamos que pase lento, se va a la mierda… habría que verlo desde otro punto y preguntarnos quién juega con quién, porque releyendo esto, el mismísimo tiempo podría pensar que lo estamos tomando para la chacota, con este síndrome de “gatas floras” del que somos felices poseedores.
Tal vez si, tal vez habría que dar vuelta las cosas, dejar de tirarle la culpa al Tiempo y chusmearnos un poquito más adentro para conocer la verdadera verdura.
Después de todo, quizás el Tiempo sea solo tiempo y que pase sin pena ni gloria o no, no depende de él, sino de nosotros… he dicho!!

14 comentarios:

Vir dijo...

me encantó el blog!
beso

Vir dijo...

PUDE!!!!!!!!!!!!!!!!
LO LOGRË!!!!!!!!!!!!

priiiii(siempre quise poner esta pavada de prii, perdón, soy medio infantil)
beso

Yoni Bigud dijo...

Yo creo que este señor no tiene ningún mérito, porque arranca con la batalla ganada.

Luego de eso, cualquier cosa que haga es sadismo puro.

Un saludo.

Julia Scarone dijo...

Vir:
Gracias!! Me alegro que te guste!!!

Dark:
Me gustó tu reflexión... muy segura, jajaja... Saludos!!

Julia dijo...

"Si no nos falta, nos sobra; si no nos corre, lo corremos; si no lo buscamos aparece, si lo buscamos se escabulle; si deseamos que pase rápido, se queda vilmente, si deseamos que pase lento, se va a la mierda…"

me recuerda a los histéricos :P

me encantó el post... el tiempo es relativo. nosotros le damos significado. él sólo pasa.

Julia Scarone dijo...

Julia:

Gracias por el comentario!! Pura histeria, viste??? Jajajaja..
El tema de que el tiempo solo pase, es que lo acompañemos, si no estamos fritos.. Besos!!

Silvia Alicia en el país... mayor dijo...

ME ENCANTÓ!!!!!!!De verdad me pareció reflexión dela buena... y lo hermoso es eso de "acompañarlo, porque sino estamos fritos". vamos juli! está en nosotros, en nuestras manos,le peguemos un buen sartenazo y lo tenemos!!!! beso

Julia Scarone dijo...

Silvia!!!
Me alegra que te haya gustado!!! Y no os preocupeis, que cuando se me vaya lo voy a correr...jajajaja!!! Besos!!

Alejandro Schmidt dijo...

julia,excelente ¿te acordás lo que decía san agustín acerca del tiempo?"si me preguntan qué es no lo sé,si no me lo preguntan,sí."
estamos hechos de tiempo,deshechos...no va solamente adelate el señorito,va atrás,al al costado,adentro...

Julia Scarone dijo...

Alejandro:

Muy bueno tu comentario, gracias!! La verdad es que, sabias fueron las palabras de San Agustín... y como no... Saludos!!!

Lucre dijo...

Hola nena!!! El tiempo es todo un tema... Y es tan tramposo, relativo. A veces nos sobra, a veces no alcanza... Uf, es terrible, da para todo. O para nada. jaja. En fin, el post es muy bueno, pero los comentarios son geniales, jaja. Desde la tal Vir con su "perdón, soy medio infantil" hasta lo de Alejandro, imperdibles, jaja

Julia Scarone dijo...

Lucre:
Gracias!!!! no al pedo dicen que "el tiempo es tirano", no?? Ja!! Besos!!!

MARTÍN RINCÓN HOEFKEN dijo...

Al fin de la batalla,

y muerto ya el combatiente, vino hacia él un hombre

y le dijo: "No mueras, te amo tanto!"

Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.



Se le acercaron dos y repitiéronle:

"No nos dejes! ¡Valor! ¡Vuelve a la vida!"

Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.



Acudieron a él veinte, cien, mil, quinientos mil,

clamando: "¡Tanto amor y no poder nada contra la muerte!"

Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.



Le rodearon millones de individuos,

con un ruego común: "¡Quédate, hermano!"

Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.



Entonces, todos los hombres de la tierra

le rodearon; les vió el cadáver triste, emocionado;

incorporóse lentamente,

abrazó al primer hombre; echóse a andar...

César Vallejo.

PD: Me encantó tu blogs. Por fin algo interesante y que provoque leer. Me gusta más que el mío jaja... Muchos éxitos!

Julia Scarone dijo...

Martín:
Muchas gracias!!! Que halagador!!! Bienvenido y espero que siga gustándote!!!
Muy buen poema el que dejaste, gracias!!