sábado, 21 de marzo de 2009

Palabras de Noelis. Sobre “La importancia de ABRIR y CERRAR”


Desde que tengo uso de razón, he sido una persona a la que le cuesta tomar iniciativas. En mis 60 años vividos, he pensado en emprender ciertos desafíos (algunos grandes, otros más pequeños) y ahí me he quedado: en el deseo de hacerlo. Y si alguna vez los he realizado, seguramente no he llegado a finalizarlos, he perdido el envión prontamente y los he abandonado a mitad de camino, pero ese es otro tema. Para mí, la cuestión de empezar cosas y terminarlas, es vital para la autoestima de los seres humanos, porque nos da la pauta de todo lo que somos capaces de hacer o deshacer (revertir o cambiar algo, también es un emprendimiento, muy difícil, por cierto). En la medida que nos proponemos pequeñas o grandes metas, y logramos llevarlas a cabo, nos redescubrimos y encontramos en nosotros, facetas que ni siquiera nos imaginábamos tener. Es sumamente alentador reconocernos aptos para lograr hacer las cosas que tenemos ganas de hacer, esas que nos movilizan y nos ayudan a definir quienes somos, que queremos y que esperamos de la vida y de nosotros mismos. No obstante, nuestras expectativas son tan aliadas como enemigas de aquello que hemos imaginado y proyectado sobre nuestro futuro. Por esta razón, yo creo que debemos plantearnos perspectivas a la altura de las circunstancias reales, pero con el grado de esperanza que se merecen.
Una vez encaminados (léase: empezando el camino), nos restan las tareas de continuidad, concreción y finalización de lo emprendido, y cuando digo emprendido me refiero a: gimnasia, cursos de… algo, cambios de conducta, relaciones de pareja, todo un abanico que varía (obvio) en relación a los gustos de cada persona. En mi caso, estas tres tareas posteriores, también cuestan mucho. Soy sumamente inconstante, hasta para la simple ingesta de medicamentos, nunca cumplo las indicaciones al pie de la letra y tampoco termino los tratamientos. He comenzado cursos de cocina, repostería, pilates, bordado, pintura, flauta dulce, mecanografía, maquillaje, computación, artes marciales y podría seguir enumerando, pero es muy decepcionante porque fui a dos clases de cada uno y dejé. A propósito de la lista, que la tengo bien estudiada (pues no es la primera vez que la recito), me he preguntado el porqué de tanta deserción y he llegado a la triste conclusión de que en realidad no sé lo quiero, por ende no sé lo que busco y por ende (también) lo que encuentro me aburre rápidamente. El panorama es aún más desalentador, ya que la falta de constancia es producto de un desconcierto interno en el que comencé a reparar siendo ya una vieja chota. Yo sé que “mejor tarde que nunca”, pero ese es un “consuelo de muchos, consuelo de tontos”, y encima todavía ni puedo decir “mejor pájaro en mano que cien volando”, porque no he cazado ninguno. Tengo 60 años, una crisis adolescente y mañas de la tercera edad… Tengo insomnio, kilos de más, una conciencia que no me da respiro, soy culposa, desordenada, prejuiciosa y mal pensada, desconfiada, poco afectuosa, rezongona y mal humorada… ¿Qué más se puede pedir?
Lo bueno de ésto, es que por lo menos sé algo, lo que me estaría faltando es la enumeración de mis aspectos positivos. Será momento de “empezar” a revolver en mis adentros para ver lo que encuentro… ¿Será ese mi primer gran desafío? Bueno, ya tengo un nuevo emprendimiento: descubrir cómo soy en otros planos… espero no desertar… a ver que tal me va?

6 comentarios:

soulshine dijo...

yo cuando pienso en cosas como estas, pero más "como será a los 40" se me revuelve la panza y empiezo a hacer las cosas.

El post asusta si te ponés a pensar y te lo tomás en serio. Pero sirve. Sirve el baldazo de agua fría, que te lo echen encima.

Yo he comenzado muchas cosas y terminado pero siempre queda en lo temporario. Nada persiste. Hay mucho de sinergia y mucho de apuntar a una meta y saber lo que uno quiere. A veces lo que uno quiere no es lo que emprende, sino es un medio que te lleva a eso.

Hay un emprendedor famoso que le pregunto una amiga que hacer con su vida, él le dijo que si no sabía, que a la edad que estaba mejor fije una meta y mientras por lo menos haga algo. O sea, es mejor hacer algo y pajaro en mano como decis "Noelia" (buena idea la de esta personalidad triple) a nada. Y despues de todo como dicen importa el viaje, si, pero la meta ayuda al autoestima. No podes andar viajando de trotamundo, sin llegar a descansar en tu destino, porque nadie puede andar dando vueltas como un pollo al espiedo

Bueno eso.

Saludos Julia!

Silvia dijo...

Querida Noelis: no le parece que está medio grande para tanta duda???? póngase las pilas y apueste a alguna certeza caramba!sino le llegará "su hora" y se irá preguntando qué quería hacer de su vida?... el SEr o no ser? era filosófico!Plántese y salga del remolino, es jodido estar en el medio del viento. O bien le sirve por el beneficio adicional que da la duda

Monotributo dijo...

MONOTRIBUTO presidente del mundo y vocal suplente del universo...visto las diferencias de ideales..unire en un solo hombre es decir YO los destinos del planeta...unificare las banderas del mundo en una sola que es la mia..donde resalta el color rosado palido enmarcado en un turquesa divino y MI imagen de super hombre.. signo de la perfeccion..belleza.humildad y modestia...estare acompañado por mis escritos (pues SOY unico y talentoso)..en ellos se encuentran todos los problemas resueltos (que para el genio es decir YO es una simpleza).. os alimentare ..vestire (porque SOY el rey del buen gusto)...dictare clases (para sacarles lo bruto)..las materias mas importantes seran: como ser un 1/2 % parecido al adonis y adoracion al mismo MIMOSOS..no es nada es que exploto de sabiduria

Yoni Bigud dijo...

Una pena, porque la constancia es un arma formidable.

Antes yo pensaba que el talento era lo más importante, pero estaba claramente equivocado.

Es la constancia. En lo que sea.

Con un amigo tengo una teoría que grafica bien el ejemplo. En realidad se aplica a otro tema, pero va muy bien acá: LLeve una vaca a la facultad de derecho y ocúpese de subirla al ascensor todos los días. En unos años tendrá una abogada.

Un saludo.

Mónica dijo...

UFFFFFFFFFFF Julia!!!!

HE tenido que leerlo varias veces, y me sigue pareciendo muy denso, desconsolador, gris,...

soulshine dijo...

@monotributo: convida loco!! jaja después me pego una mejor leida a tu blog, pinta bueno

@yoni: toda la razón. Es la constancia, pero además enfocada, que tus esfuerzos no se dispersen, que no se desvanezcan, desgasten o se vuelvan de naturaleza temporarios.